lunes, 24 de abril de 2006

eugenesia (4)

En 1927, la fundación Rockefeller financia la creación del Instituto Kaiser Wilhem de Antropología, Herencia y Eugenesia en Berlín, cuyo director no podía ser otro que un tal Eugen Fischer. Hitler se interesó en las ideas eugenésicas y no tardó en apropiarse de ellas: en 1930 decía que había "estudiado con gran interés las leyes de varios estados americanos referentes a la prevención de la reproducción de personas cuya progenia pudiera, con toda probabilidad, no ser de valor o resultar dañina para la cepa racial". Y es que su idea de la superioridad de la raza aria encontró un fuerte apoyo en la eugenesia aplicada norteamericana, confiriendo a su "filosofía" una base científica de la que se sirvió para legitimizarla. Al principio del Reich, los eugenetistas americanos veían con agrado lo que sucedía en Alemania, e incluso la fundación de siempre financió las investigaciones de Otmar Freiherr von Verschuer, segundo director del Instituto Kaiser, fundador del Instituto para la Higiene Racial, Hereditaria y Biológica de la Universidad de Francfort, y "profesor" de Josef Mengele, que también se ayudó de esos fondos para sus "trabajos" con hermanos siameses o mellizos en Auschwitz. Posteriormente, en los juicios de Nuremberg, el gobierno nazi declaró haberse inspirado en un libro que describía las esterilizaciones obligatorias en el estado de California para demostrar la validez de estos métodos. El autor de ese libro era un tal Paul Popenoe, que había escrito en su otro libro "Eugenesia Aplicada" lindezas del tipo: "[hablando del control eugénico]desde un punto de vista histórico, el primer método que aparece es la ejecución [...] Su importancia en la protección del estándar racial no debe ser subestimado."

Otmar Freiherr von Verschuer
Una de las primeras medidas que tomó Hitler al llegar al poder en Alemania en 1933 fue la aprobación de una ley que proponía la esterilización involuntaria de "borrachos, criminales sexuales, lunáticos hereditarios e incurables, y aquellos que sufran una enfermedad incurable que pueda ser transmitida a su descendencia". Los doctores del Reich tenían la obligación de presentar casos de riesgo ante una corte de oficiales nazis y funcionarios de la salud pública, los cuales se encargaban de decidir si el sujeto debía ser esterilizado o no. Ya por el año 1939, al inicio de la Guerra, unas 400.000 personas habían sufrido las consecuencias de esta ley. Pero desgraciadamente esto no se detuvo aqui, ya que en el mismo año se aprobó un plan de eutanasia obligatoria (Acción T4) y unos 70.000 individuos no aptos (bebés con retraso, ancianos seniles o simplemente pacientes que estuviesen más de 5 años en una institución) fueron eliminados, siguiendo el procedimiento de las "duchas" de gas y posterior cremación, que se usaría luego en los infames campos de concentración, donde se desató el exterminio total de Judíos, gitanos y otras personas "indeseables".

Aparte de los Estados Unidos y de Alemania, muchos otros países adoptaron medidas para la esterilización obligatoria: Suecia (62.000 personas esterilizadas en un período de 40 años), Canadá, Australia, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Estonia, Suiza e Islandia son algunos ejemplos.



Eugenesia (1)
Eugenesia (2)
Eugenesia (2, addenda)
Eugenesia (3)

3 comentarios:

Aura dijo...

Interesante post. Las declaraciones de Hitler muy, ejem, ilustrativas. Le vino muy bien la difusión de estas ideas sobre la eugenesia.

Por cierto, he visto que compartimos vecindario en Bizácoras. Felicidades.

¡Un saludo!

K. dijo...

Gran blog e interesantísimo post. Primera, aunque no última visita :-)

Fate Motif dijo...

Muy buen(os) post(s).

Con relación a esto quiero plantear algo:

Hoy en día la superpoblación del planeta es un problema. En un futuro próximo va a ser una catástrofe. Sin control alguno, ni una forma de concienciar a la población de la necesidad de mantener un control de la natalidad y en pos de evitar una situación peor ¿será la esterilización en masa una solución moralmente válida? Ya veremos.