viernes, 8 de diciembre de 2006

Jesus Palacios y el cine español

jesus palaciosAcabo de terminar de zamparme el sabroso y último libro de Jesús Palacios, ¿Qué hay que saber para parecer un cinéfilo?, que tras ese estúpido título esconde una revisión histórica del cine, desde su invención hasta hace bien poco, bajo la óptica (cinéfaga y no cinéfila) de este personal autor, enumerando (escuetamente, todo hay que decirlo) a las estrellas más famosas de Hollywood y a los autores europeos más personales, o incluso describiendo la situación del celuloide en España. Y es en este punto donde más me ha sorprendido el Palacios, puesto que a lo largo del libro lanza unos cuantos dardos envenedados como estos (ni que decir tiene que, después de leerlo, no puedo estar más de acuerdo con lo que dice):

  • Hablando de Billy Wilder: "Para algunos es Dios, claro. Y desde luego harían mejor en rezarle que en tratar de imitarle."

  • Hablando sobre Pedro Almodóvar: "[...] consiguiendo así con películas como Todo sobre mi madre (1999), Hable con ella (2002) o la reciente Volver (2006) conquistar por completo a un público universal, que se siente todavía moderno y poco convencional al ver sus historias de maricas y travestis, pero a la vez tranquilizado y reafirmado en su superficial tolerancia burguesa por su extremada corrección formal y política."

  • "¿Qué es el cine ONG? Tanto en el cine español como en el europeo en general, hay una corriente pretendidamente independiente y autoral que aprovecha las subvenciones interesadas y los premios, por medio de una coartada moral: la de las buenas intenciones, sociales, humanas y políticas. Autoproclamados herederos del Neorrealismo, esos directores, que van del veterano británico Ken Loach a españoles como Fernando León de Aranoa o el propio Amenábar de Mar Adentro (2004), pasando por franceses como Guedigian o los hermanos Dardanne, han extendido la idea de que hacer y ver películas sobre realidades como la prostitución, el terrorismo, las drogas, el paro, los enfermos terminales, la emigración, etc., redime a los espectadores y realizadores de su pertenencia al Primer Mundo y ayuda a corregir estos "problemas", simplificándolos de forma generalmente maniquea. Este "cine ONG", tan codificado y comercializado como cualquier otro género, se beneficia de consideraciones extracinematográficas: nadie se atreve a criticar una película con tan buenas intenciones aunque se trate de un bodrio evidente. Así, muchas veces, se sigue identificando el cine europeo y español con un cine "realista" y "social" que no responde, verdaderamente, ni a las realidades sociales ni a las cinematográficas."

6 comentarios:

Pussy Galore dijo...

me encanta lo de Almodóvar, es algo que ya había pensado pero que no había puesto en palabras, porque ya no le dedico ni una minima reflexion...

eurocero dijo...

Es un tipo interesante, Jesús Palacios. Tiene muchos detractores, sobre todo entre gran parte de la crítica "convencional" del país. Me leí un libro suyo sobre asesinos en serie ("Psychokillers") que estaba bastante bien.

De todas formas, creo que le le pierde un cierto aire dogmático que es precisamente lo que él suele criticar a los demás. Eso, y su obsesión, compartida con Jordi Costa, otro del mismo estilo que él, por el cine "basura" y gore, al que considera un género admirable per se.

Que conste que me cae bien, pero creo que también podría verse retratado en un libro titulado "¿Qué hay que decir para parecer un outsider"?

miultimodia dijo...

A pesar de lo que he citado aqui, creo que en general es bastante respetuoso, o por lo menos capaz de defender sus opiniones, que ya es bastante... Y, claro, si compartes ese gusto por el cine basura y el gore, pues mejor que mejor ;) , aunque comprendo que si no es lo tuyo puede ser un poco cargante.
Si te gustó Psychokillers, te recomiendo encarecidamente su "Satán en Hollywood" y "Desde el infierno", ambas obras que destapan el lado oscuro de la historia reciente. Muy interesantes y amenos y curiosos y...

sin dijo...

Jesús Palacios siempre ha defendido la naturaleza evasiva del Cine, la vertiente hollywoodiense del espectáculo en detrimento de ismos intelectualoides. Leyendo mismamente sus críticas del Fotogramas uno ve claramente su visión del Cine como fábrica de sueños, pues -como él dice- el cine nació más que nada de la tradición de los espectáculos de feria (tipo Barnum) y no de la burguesía intelectualoide tratante de "Arte". Si uno lee la historia del Cine se da cuenta de que es así. Todo lo contrario a, por ejemplo, las opiniones de Mendez Leite, personaje este que a cualquier peli que tenga la impronta de cine espectáculo ahí va el tio y le suelta una sola estrella de puntación. Miultimodia, pues a este libro tambien le tenía ganas, y más tras leer el post. El último que me leí de Palacios fue el de Hannunsen, y de hecho de él los tengo todos (menos el de "Los ricos también matan" que no lo doy encontrado, y este que mencionas, claro); aunque también se le puede leer en un monton de trabajos en equipo (esos libros de Festivales): creo que ahora salió uno de Cronemberg que también escribe.

Higronauta dijo...

Gracias por ayudarme a realizar mi carta a los reyes magos y, sobretodo, por descubrime a este elemento. Da gusto saber que todavía corren aires frescos dentro de la crítica cinematográfica.

chungo dijo...

Los detractores somos aquellos que al leer el GOREMANIA vemos que esta plagiado de los libros de CHAS BALUN. Por no hablar de los errores del libro o de que muchas de las pelis ni las ha visto, solo copia comentarios de otros.

Mennudo personaje el Palacios. Se las da de friki pero no tiene ni idea de nada.