miércoles, 31 de octubre de 2007

Reflexiones en la noche de Halloween...

Ni siquiera recuerdo el año, solamente que yo estaba en el colegio, en 6º, 7º u 8º. Por aquel tiempo editaban la versión española de Fangoria, y yo tenía un amigo que se la compraba y la llevaba alguna vez a clase para comentar las escandalosas fotos en el recreo.

Por aquel entonces estaba descubriendo el mundillo de las películas de terror, y podría definir casi exactamente (aunque no temporalmente) los puntos en el que me di cuenta de que eso era lo que me gustaba. Desde luego que no soy muy original, porque uno de esas revelaciones vino con la emisión en Noche de Lobos de la entrañable Posesión Infernal, que supongo también fue un punto de inflexión para algunos de ustedes. A partir de ahí supe que el gore era lo mío, era extrañamente horrible y divertido a la vez, y me entretenía descubriendo nuevas películas para ver hasta donde podían llegar en sus oscuras creaciones. Aunque en aquel momento para mi era bastante difícil, ya que sólo podía ver cosillas que encontraba en el videoclub (que eran bastante escasas), pero con paciencia e ilusión conseguí ver algunas joyas (y algunas basuras también...)

halloweenPero si algo se marcó con fuego en mi mente con la marca del miedo y del espanto, fue la noche en que vi Halloween. Recuerdo que la echaban en la tele una noche, había oído hablar de ella y la grabé en video mientras la veía solo en el salón de mi casa. Es una de las primeras películas que recuerdo ver en versión original, que fue algo que me impactó bastante porque era todo como mucho más real... Esos títulos de crédito, la música, el impresionante prólogo que abre la película, Michael Myers, Jamie Lee Curtis... En fin, todo en esa película era (y es) perfecto y no se cuantas veces más la volví a ver gracias a esa cinta de VHS que atesoraba en mi colección de películas de terror.

Seguí creciendo, diversificando mis gustos, con el gore ya llegué a un punto en el que nada tenía sentido (ese ultragore alemán, puff...), y con el cine de terror en general sigo teniendo una magnífica relación, sobre todo con la buena hornada de los últimos años y a la aportación del P2P, que me permite descubrir muchísimos clásicos que siempre deseé conocer.

Pero, ay, era otra época... Recuerdo a Kurt Cobain cuando comentaba cómo echaba de menos el ir a una tienda de discos y rebuscar durante horas para finalmente, en un momento de felicidad total, encontrar el disco que andaba buscando desde hacía mucho. Todo eso se había perdido para él desde que se había convertido en una celebridad, con todo el dinero que tenía ahora podría comprarse la tienda entera, lo cual no estaba nada mal, pero no era lo mismo.

Ahora leemos en un foro que Viernes 13 es un clásico y mola y al día siguiente tenemos toda la saga en nuestro ordenador. Antes tenías cuatro películas y las veías una y otra vez, hasta sabértelas de memoria, o leías algo de una película en una revista y hasta el momento que la veías podían pasar varios años, y cuando finalmente llegaba ese momento todo era más especial, más mágico.

No estoy diciendo que antes todo era mejor, simplemente era... diferente. Por supuesto que disfruto de todo lo que la tecnología pone en mi mano, y es cojonudo poder descargarte todas esas películas que no pudiste ver en tu infancia, pero echo de menos toda esa ilusión de la que les hablo. A veces pienso que esa fascinación, ese arrebato que sentía cuando me ponía una y otra vez Halloween en mi vídeo no lo volveré a sentir nunca. Ejem, en fin, siento ponerme tan nostálgico, es que me he puesto a pensar en todo eso y...



Feliz Halloween!!!


PD: no se pierdan la magnífica recopilación de links de Mr Forfy para esta noche.

6 comentarios:

Higronauta dijo...

Y no sólo el momento mágico de encontrar esa joya que llevaba uno buscando hacia lustro (instante que, al menos un servidor, todavía pervive en cuanto a literatura se refiere), si no también el hecho del esfuerzo: estar ahorrando durante semanas (cuando no meses) para poder agenciarse aquel tesoro que uno tanto deseaba. El instante del desembolso era inquietante, por no hablar ya del camino a casa y su primer uso.

Y eso que nosostros lo hemos vivido, pero, piense por un momento la afectación que esta facilidad de acceso a todo puede llegar a tener en los imaginarios de las generaciones presentes/futuras... No sé, un poco de miedo sí que da.

Samilia dijo...

Oh, teneis toda la razón. En nuestra mano está recuperar esos momentos, demorar un poco los caprichos para disfrutarlos más.
Recuerdo mis 13 o 14 años, viendo pelis grabadas del canal+ de una amiga, los viernes por la tarde, invasión de casa paterna y chucherías. Gran recuerdo: Braindead! Qué risas!
Mi naturaleza miedosa me ha llevado por otros derroteros. Un beso

segu dijo...

sant...digo maese miultimodia, nos hacemos viejos, viejunos...joder si yo hasta veo al enterrador y me pongo tierno..la vida pasa y el tiempo inexorable, corrompe nustras ilusiones que de bambinos fluian y electrizaban nuestros vellos...cuando en charlas con el posi en ese mismo colegio del ke hablais comentabamos, hellraiser que por azar la pudimos ver en la dos...basket case,idem...y asi centenares de vivencias y experiencias, ke a veces te vienen a la mente y te yenan de una congoja..sniff, sniff....jo..ya me he puesto blandito...

mOntse dijo...

Aishhh la entrada me ha emocionado! Y me muero de envidia... Yo casi no he podido disfrutar de los instantes que describís... Internet me llegó a muy temprana edad. En fin, me bajaré Halloween a ver si me anima! :D

miultimodia dijo...

Higro, al igual que usted, con los libros todavía me emociono al encontrar alguna maravilla perdida, pero porque no soporto leer mucho tiempo en el ordenador. Ya llegará el momento en que nos podamos descargar obras completas en un formato más cómodo, y eso ya sera el acabóse.

Samilia, Segu, que entrañables eran aquellas sesiones con amigos en las que se veíamos cintas "prohibidas", eh? Recuerdo esas cintas de video que iban de mano en mano, cascadísimas de tanto verlas, y que volvías a ver en cuanto tenías una oportunidad. Ay...

Montse, no se preocupe y aproveche el tirón digital, como yo, que lo que tenemos hoy quizá no dure para siempre, y hay que vivir el momento coleccionando filmografías enteras, jeje.

Gracias a todos por los comentarios y saludos.

Higronauta dijo...

Referíame a libros físicos, concreto. Tampoco sirvo para la lecctura en pantalla, a excepción de tebeos, a los que por uso (y abuso) me he acostumbrado y no molesta lo más mínimo.